gumersindo meirino salmos

Salmo 40 (39), cada día quince de enero, no mantengas los labios cerrados

Es bueno, como receta general, hablar poco, lo justo, escuchar mucho. Pero en ocasiones tenemos […]