Salmo 59 (58), cada día siete de febrero, mi alcázar

No los enfrentes, no los provoques, no les tires piedras, no te pares a escuchar […]