Salmo 3, cada día veintiuno de julio, en seguida me duermo

Hay enemigos poderosos que no te dejan dormir bien: miedo – ira – egoísmo – […]