Si es conveniente, de vez en cuando, poner guantes en las manos y una vestimenta al cuerpo, como decíamos hace algún tiempo, quizás también nos vendría bien andar desnudos y sin guantes.
Podríamos decir: “Me sacaré los guantes y los vestidos”.

Marciano, que ha cumplido recientemente catorce años, grita enojado, “todo es una hipocresía y una mentira. Mis padres van a la iglesia cogidos de la mano, en las reuniones se besan, se dicen, “mi amor” y otras cosas semejantes. Pero luego llegan a casa y todo son discusiones, peleas…, ¿por qué, -llora mientras grita- son así, tan odiosos?”.
¿Qué quiere decir me sacaré los guantes y mis ropas”.

-¿Usted qué pretende que ande por ahí delante contando mis defectos y los de mi familia? –la que se pone nerviosa ahora es Luciana- no creo que eso sea lo más adecuado.

Sacarse los guantes y el vestido significa, saber quién eres, comportarte como tal, o al menos, intentarlo. No es necesario ir mostrando tus puntos débiles, pero tampoco disimular y aparentar lo que no eres.
Mi padre –el que interrumpe la conversación es Rodri- es como una serpiente que se mueve en medio de olores y colores de rosas, se viste muy hermoso, con ropa de marca, pero luego por atrás mira cómo sacar ventaja al que tiene delante y sino puede intenta bajarlo del pedestal, humillándolo con su fina ironía…, es un maestro en el uso de palabras lindas mensajes venenosos. A la mentira la viste de seda.
Andar desnudo y sin guantes es abrir el corazón con sinceridad. Expresar lo que uno siente con las manos limpias, mirar a los ojos a tus compañeros de trabajo y a las personas con las que te encuentras. Mostrar lo mejor de cada uno sin disimulos, con naturalidad y sencillez, como hacen los niños. Es abrazar, sonreír, alegrarse por el bien del otro. Y, ¿por qué no? arriesgarse a estar un poco expuesto a los que tienen mala intención y se burlan de ti.

Andar sin guantes y desnudos significa abrir y ofrecer tu mano para estrecharla con los que van a tu lado; es mostrarte cómo eres, con naturalidad porque no tienes nada para esconder.

Gumersindo Meiriño Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.