Foto Ruth Dacunda
Foto Ruth Dacunda

Si es conveniente, de vez en cuando, colocar una mordaza en la boca, una venda en los ojos, unos tapones en los oídos y en el olfato, capaz que no sea del todo malo poner guantes en las manos y una vestimenta al cuerpo.

Podríamos decir: “Pondré unos guantes a mis manos y una vestidura a mi cuerpo”.

Luciano, que ha cumplido los doce años recientemente, comenta: “el otro día hubo una pelea en mi escuela. Mi mejor amigo me sacó la pelota de fútbol. Se la pedí, pero no me hizo caso, entonces se la intenté sacar. Él me dijo: No me toques. Y me dio un empujón”.
Me sentí muy mal, -ahora la que habla es Cándida- porque mi amiga me hizo un gesto muy feo con las manos y me sentí despreciada, aunque no me dijo nada, ese gesto me dejó muy perturbada.
-A mí todavía me queman un poco las piernas porque toqué unas ortigas y mi piel ardía- dice Patricia.

¿Qué quiere decir pondré unos guantes a mis manos, una vestidura en mi piel?

Los policías ponen guantes en la escena de un delito para que no se borren las huellas dactilares. Las personas se lavan con gel para no transmitir gérmenes con las manos. Las lavamos antes de comer, lo hacen también los médicos, enfermeras, los que manipulan alimentos…
El tacto es importante para el ser humano. Sientes en tu piel el viento, el calor del sol, el frío de la nieve…, tocas la cara de tu hijo con las manos, saludas a un amigo, abrazas a una persona querida, sientes su calor, su piel…, el frío y te dan escalofríos cuando ese contacto no es sincero.
Protege tu cuerpo, tu piel, tus manos. Cierra tus manos al que quiera llenarlas de basura, abriga tu cuerpo contra los vientos helados de la maldad.
Tus manos son expresión y manifestación de tu identidad. Fíjate como bracea una persona enojada. Atiende a cómo lo hace una persona que transmite un mensaje de paz, cómo mueve sus manos, su cuerpo… Cuerpo y manos manifiestan lo que eres, no dejes que entre en ellos el que se acerca con maldad, no te expongas a los que, en algún momento, pueden hacerte daño.

Si puede ser verdad aquello del refranero popular de que gato con guantes no caza, pero sí muchas veces evita que dejen y dejes huellas, bacterias, empujones, rabietas, desorden…, no te contamines con cosas ajenas, con lo que tocas o lo que pueda tocarte…., pon guantes en tus manos y una vestidura digna a tu cuerpo …

Gumersindo Meiriño Fernández

***

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.