Cuando la semana pasada hicimos la propuesta de participar en el uno por ciento me preguntaban, ¿cómo hacerlo?

Puedes ver la propuesta haciendo clik aquí

Primero No indicamos ninguna hora porque es una oración universal, los cambios horarios son tan amplios que aspiramos a que en cada minuto del día haya alguien conectado en oración o en meditación en el planeta tierra.

Segundo No somos un grupo cerrado. Cada uno se une desde su religión, desde su forma de orar de meditar, desde cualquier creencia. Lo que importa es que se haga con buena intención, con buena voluntad y conectados a la Fuente del Amor y la Luz.

Tercero. La oración que nos identificaba en este mes de mayo a los cristianos es este himno maravillosamente sencillo y más antiguo dedicado a la madre de Jesús, -el Cristo, el Ungido-, a María. Millones de personas oran este mes colocándose bajo su manto. Esta es nuestra oración identificativa, pero no única, para fortalecer el unox100.

Cuarto. ¿Por qué esta oración? Porque es la misma que Francisco, el papa, embajador de la Paz, de la Concordia y la Armonía oró delante de una imagen de María, en una Plaza de san Pedro vacía, pidiendo por la Salud del Planeta Tierra.

Quinto. ¿Por qué el unox100Varios experimentos se hicieron con meditadores en lugares de guerra. Los científicos sin saber porqué ni poder explicarlo desde la ciencia, descubrieron cómo descendían los ataques notablemente, durante las horas que se juntaban a meditar el grupo preparado para ello.

Ánimo. Merece la pena. Persevera en este maravilloso unox100.

Gumersindo Meiriño Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.