andres-de-teixido-(4)Lo hemos visto con frecuencia en la recitación de algunos salmos. El encuentro con la naturaleza, con el cosmos, con la creación es un encuentro –de forma consciente o inconsciente- con el autor de la Creación, con Dios.
Lo cual quiere decir que hay un mensaje divino, grabado en la creación y que es  signo de la misericordia de Dios, del cariño amoroso del Padre por sus creaturas a  las que da el ser y la vida, el agua y el alimento, la luz y el tiempo.
Visto así, parece que, como dicen en Argentina, “no queda otra”, que hacer de tu vida un canto de acción de gracias a Dios y a las obras de sus manos.
Agradece, ya sabes que una “palabra mágica” que llega al corazón, cuando se dice de forma consciente, es la palabra, ¡Gracias!¡Gracias, Dios Padre, gracias! Bendiciones, hasta mañana.

SALMO 136-135, I

Dad gracias al Señor porque es bueno:
porque es eterna su misericordia.

Dad gracias al Dios de los dioses:
porque es eterna su misericordia.

Dad gracias al Señor de los señores:
porque es eterna su misericordia.

Sólo él hizo grandes maravillas:
porque es eterna su misericordia.

Él hizo sabiamente los cielos:
porque es eterna su misericordia.

Él afianzó sobre las aguas la tierra:
porque es eterna su misericordia.

Él hizo lumbreras gigantes:
porque es eterna su misericordia.

El sol que gobierna el día:
porque es eterna su misericordia.

La luna que gobierna la noche:
porque es eterna su misericordia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.