meditacion-maria-b-meirinoEra un diálogo de sordos.
Uno decía: ─Toda la tierra, toda la existencia, toda la vida está llena de magia. La vida es bella, es una aventura apasionante.
El otro contestaba: ─Este mundo, amigo, es un valle de lágrimas, venimos a él para sufrir.
No había forma de ponerlos de acuerdo.
Algunos ven la vida luminosa, alegre, feliz, plena…, aún con las partes que producen dolor: como la enfermedad, la muerte, las dolencias, las emociones…
Otros la miran tenebrosa, como dura, amarga, llena de sinsabores, contratiempos….,aun los momentos que quedan de felicidad, que sí que los hay, son pocos y pasan aprisa…, para ellos
Lee el salmo con calma, saboréalo y lo que quede en el corazón transmítelo con tus vivencias… porque tú decides, la vida, la Vida es la misma: unos son felices, otros son infelices.
Tú eliges los caminos.
Pasa un buen día, sal contento a recorrer tu camino, hasta mañana.

SALMO 19 A -18 A

El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo murmura.

Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón
y hasta los límites del orbe su lenguaje.

Allí le ha puesto su tienda al sol:
él sale como el esposo de su alcoba,
contento como un héroe, a recorrer su camino.

Asoma por un extremo del cielo,
y su órbita llega al otro extremo:
nada se libra de su calor.