salmo-94-93-bTodos llevamos dentro un alma de juez que nos lleva a querer analizar a los demás. El verdadero juez ve hasta los pensamientos más profundos del ser humano. Nosotros juzgamos por lo que vemos y oímos, por criterios humanos. Solo Dios ve lo más íntimo de cada uno, solo El comprende cada una de las acciones humanas. Todas tienen sentido.
No dediques tiempo a juzgar a nadie, seguro que te equivocas o eres temerario o faltas al respeto…, no juzgues y no serás juzgado, decía Jesús.

Hasta mañana paz y bien

SALMO 94-93

Dios de justicia, Señor,
Dios de justicia, resplandece.
Álzate, Juez de la tierra,
da su merecido a los soberbios.

¿Hasta cuándo, Señor, los malvados,
hasta cuándo triunfarán los malvados,
verterán palabras altaneras,
se jactarán los malhechores?

Pisotean, Señor, a tu pueblo
y oprimen a tu herencia.
Asesinan a viudas y emigrantes,
degüellan a huérfanos;
y comentan: el Señor no lo ve,
el Dios de Jacob ni se entera.

Comprendan, estúpidos del pueblo,
necios, ¿cuándo aprenderán?

El que implantó el oído, ¿no va a oír?,
el que formó el ojo, ¿no ha de ver?,
el que educa a los pueblos, ¿no corregirá?,
el que instruye al hombre, ¿no conocerá

Conoce el Señor los pensamientos humanos
y sabe que sólo son un soplo.
Dichoso el hombre a quien educas, Señor,
a quien instruyes en tu ley,
aliviándole tras los días duros,
mientras cavan una fosa al malvado.

Pues el Señor no dejará a su pueblo
ni abandonará su herencia.
El tribunal del justo restaurará en derecho,
tras él irán los rectos de corazón.

¿Quién se pondrá de mi parte
contra los malvados?,
¿quién se pondrá de mi parte
contra los malhechores?

Si el Señor no me hubiera auxiliado,
yo habitaría ya en el silencio.
Si pienso: mis pies no vacilan
tu amor, Señor, me sostiene;
si se multipliquen mis preocupaciones,
tus consuelos me deleitan.

¿Te aliarás con un tribunal corrupto
que dictamina injusticia
en nombre de la ley?

Se confabulan contra la vida del justo
y condenan a muerte al inocente.
Pero el Señor será mi baluarte,
Dios, mi Roca de refugio.

Les pagará su iniquidad,
los aniquilará por sus maldades;
el Señor nuestro Dios los aniquilará.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.