principe y sacerdote meirino

Dios te ha preparado un lugar importante  a su derecha. Jesús ha enseñado que somos hijos, nuestro lugar es la derecha de Dios.Dios es quien pone orden, quien gobierna el universo. Tú formas parte de ese universo como alguien importante. “Eres príncipe desde el día de tu nacimiento”No son palabras, es la realidad, aunque, imbuido en el mundo material, a ti y a mí, nos cueste verla,.Por eso, de vez en cuando, durante varios momentos del día es bueno, meditar, reflexionar, orar, salir de la nube que te rodea para ver quién eres, qué haces en este mundo.Eres príncipe y sacerdote.
Príncipe con derecho a heredar los bienes de Dios
Sacerdote con derecho a presentarte en audiencia, cuando quieres ante tu Padre Dios, compartir con tus hermanos los dones recibidos y poner las angustias, los lloros, las acciones de gracias…, de tus hermanos, cuando ellos no saben cómo hacerlo delante de Dios. Eso hace el sacerdote.
Son tus derechos.
Recuérdalo durante el día de hoy: eres príncipe; eres sacerdote.
Hasta mañana, pasa un buen día.

Salmo 110 (109),1.2.3.4. 

Dijo el Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
mientras yo pongo a tus enemigos
como estrado de tus pies».

El Señor extenderá el poder de tu cetro:
«¡Domina desde Sión,
en medio de tus enemigos!

Tú eres príncipe desde tu nacimiento,
con esplendor de santidad;
yo mismo te engendré como rocío,
desde el seno de la aurora.»

El Señor lo ha jurado y no se retractará:
«Tú eres sacerdote para siempre,
a la manera de Melquisedec.»

One thought on “Cada día, dieciocho de enero, príncipe y sacerdote, salmo 110

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.