La verdad sobre el ser humano entraña reavictor_carrillo accion de graciaslidades maravillosas. Este salmo nos descubre algunas de ellas.
Somos príncipes, recibimos tanta cantidad de dones y de cualidades que, centrados en lo que nos falta, no somos capaces de reconocer las maravillas que tenemos entre manos, delante de los ojos.
Estamos sentados a la derecha de Dios, somos príncipes y sacerdotes.
Sentados a la derecha de Dios: tenemos un lugar privilegiado en el corazón de Dios.
Príncipes: somos herederos de bienes, dones asombrosos.
Sacerdotes: podemos dirigirnos a Dios, tenemos derecho a la audiencia, cuando queramos.
Comparte con los demás seres humanos, sal a su encuentro con delicadeza. Eres sacerdote, eres intermediario entre Dios y los demás seres humanos.
No lo olvides, piensa más en lo que tienes para agradecer. Y, ante Dios, recuerda eres hijo, no tienes que mendigar, pide con confianza, tienes derecho.
¡Gracias oh Dios!
Buen día de acción de gracias. Hasta mañana.

Salmo 110(109),1.2.3.4. 

 

Dijo el Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
mientras yo pongo a tus enemigos
como estrado de tus pies».

El Señor extenderá el poder de tu cetro:
«¡Domina desde Sión,
en medio de tus enemigos!

Tú eres príncipe desde tu nacimiento,
con esplendor de santidad;
yo mismo te engendré como rocío,
desde el seno de la aurora.»

El Señor lo ha jurado y no se retractará:
«Tú eres sacerdote para siempre,
a la manera de Melquisedec.»

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.