salmo-43-42En el fondo el ser humano desea tener siempre de su lado, la razón y, cuando alguien se la discuta, alguien que le defienda. “yo me arreglo solo/a suelen decir, no hay quien me defienda”.
Por eso, a veces, rezamos para tener a Dios de nuestra parte, que nos defienda, como en el caso del salmo de hoy.
No te agobies, pase lo que pase, únete a la oración del salmista, “envía tu luz y tu verdad que ellas me guíen…”

Buena jornada en la luz y la verdad. Paz y bien.

SALMO 43-42

Hazme justicia, oh Dios, defiende mi causa
contra gente sin piedad,
sálvame del hombre traidor y malvado.

Tú eres mi Dios y protector,
¿por qué me rechazas?,
¿por qué voy andando sombrío,
hostigado por mi enemigo?

Envía tu luz y tu verdad:
que ellas me guíen
y me conduzcan hasta tu monte santo,
hasta tu morada.

Que yo me acerque al altar de Dios,
al Dios de mi alegría;
que te dé gracias al son de la cítara,
Dios, Dios mío.

¿Por qué te acongojas, alma mía,
por qué te me turbas?
Espera en Dios, que volverás a alabarlo:
«Salud de mi rostro, Dios mío».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.