Foto Carlos Nava
Foto Carlos Nava

Los ojos son el espejo del alma.
En este día analiza lo que miras y cómo miras.
¿Qué miras en la televisión, en el internet, en los diarios, en los demás…?
¿Cómo miras a los demás? ¿Con benevolencia, con misericordia, con compasión…?
¿Con envidia, con rencor, solo lo negativo…?
Y, entonces, di con calma y con el alma, “A ti levanto mis ojos, a ti que habitas en el Cielo”.
Dios te mira con amor y con compasión.
La mirada, los ojos son espejo del alma, lo qué miras, y cómo miras, dice bastante de lo que eres y de tus actitudes profundas.
Dios es Amor y Misericordia.
Feliz lunes santo. Hasta mañana.

SALMO 123-122

A ti levanto mis ojos,
a ti que habitas en el cielo.

Como están los ojos de los esclavos
fijos en las manos de sus señores,
como están los ojos de la esclava
fijos en las manos de su señora,
así están nuestros ojos
en el Señor, Dios nuestro,
esperando su misericordia.

Misericordia, Señor, misericordia,
que estamos saciados de desprecios;
nuestra alma está saciada
del sarcasmo de los satisfechos,
del desprecio de los orgullosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.