salmo 18 gumersindo meirino fernándezSeguimos con el salmo 17, en su tercera parte. Ver más allá de la formas, de lo material, de lo mundano para elevarse y mirar la realidad en perspectiva y también, para dar a cada uno lo suyo.
A Dios lo que es de Dios, a lo material lo que es material, ya lo dijo Jesús cuando le hablaron de los impuestos al César, “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”, porque Dios «retribuyó mi justicia, la pureza de mis manos«.
Sería una buena jaculatoria-mantra para repetir hoy: “ Señor, Tú eres mi lámpara, Tú alumbras mis tinieblas”.
Hasta mañana, paz y bien. Bendiciones.

Salmo 18-17 III

El Señor retribuyó mi justicia,
retribuyó la pureza de mis manos,
porque seguí los caminos del Señor
y no me rebelé contra mi Dios;
porque tuve presentes sus mandamientos
y no me aparté de sus preceptos;

Le fui enteramente fiel,
guardándome de toda culpa;
el Señor retribuyó mi justicia,
la pureza de mis manos en su presencia.

Con el fiel, tú eres fiel;
con el íntegro, tú eres íntegro;
con el sincero, tú eres sincero;
con el astuto, tú eres sagaz.

Tú salvas al pueblo afligido
y humillas los ojos soberbios.

Señor, tú eres mi lámpara;
Dios mío, tú alumbras mis tinieblas.
Fiado en ti, me meto en la refriega;
fiado en mi Dios, asalto la muralla.

2 thoughts on “salmo 18-17 III, cada día diez de junio, Tú alumbras mis tinieblas

  1. Sí, la Luz del Corazón ilumina los pasos de las personas que buscan con sinceridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.