Es domingo, el canto es de fiesta, de alegría. Como el de este salmo, el último de la lista.alabanza-y-fiesta.-meirino-
Alabanza, cantos de alegría.
Es como un estribillo que sale por la boca, entra por el oído, cuando lo cantamos o recitamos en voz alta, y queda impreso en el corazón para acompañarnos cada día, cada momento.
Es el canto del que gana una medalla en las olimpiadas, un campeonato de fútbol…, aquí es mucho más, es el himno de alabanza y alegría, no por un gol o un triunfo, si no por el encuentro con la naturaleza, la belleza, por la grandeza de Dios.
Y esto en el marco de un tiempo sagrado, el domingo. Día de luz, de encuentro con el espíritu, donde la atmósfera es más pura y transparente.
Convierte este domingo en un espacio de luz y de alegría uniéndote en cánticos festivos y alabanzas a todas las criaturas que elevan sus voces y coros a Dios.
Que este sea tu hilo musical para hoy: “todo ser que alienta alabe al Señor”.
Feliz día de fiesta y alegría.

SALMO 150

Alabad al Señor en su templo,
alabadlo en su fuerte firmamento.

Alabadlo por sus obras magníficas,
alabadlo por su inmensa grandeza.

Alabadlo tocando trompetas,
alabadlo con arpas y cítaras,

alabadlo con tambores y danzas,
alabadlo con trompas y flautas,

alabadlo con platillos sonoros,
alabadlo con platillos vibrantes.

Todo ser que alienta alabe al Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *