salmo-101-100El salmo 100 te propone rasgos de un modelo de vida, ideal, tomado del actuar divino sobre el gobierno del universo.
Es un programa de vida para cualquier político y para cualquier ser humano que se levanta cada día a trabajar con otras personas. Presenta dos líneas éticas:
La primera es la senda de la inocencia y la rectitud de corazón.
La segunda el rechazo del mal con fuerza y vigor y de una manera especial la calumnia y la difamación.

Creo que por hoy es suficiente para meditar.

Cuatro palabras mágicas:
Inocencia, rectitud de corazón, en positivo; ¿eres mal intencionado, hay rectitud en tu corazón en cada gesto y palabras?
En negativo: no a la calumnia y a la difamación: ¿hablas cosas negativas de los demás cuándo no están presentes?.
Paz y bien. Sé un político en tu existencia que tiene en cuenta estas cuatro palabras. Hasta mañana.

Salmo 101-100

.
Voy a cantar la bondad y la justicia,
para ti es mi música, Señor;
voy a explicar el camino perfecto:
¿cuándo vendrás a mí?

Andaré con rectitud de corazón
dentro de mi casa;
no pondré mis ojos
en intenciones viles.

Aborrezco al que obra mal,
no se juntará conmigo;
lejos de mí el corazón torcido,
no aprobaré al malvado.

Al que en secreto difama a su prójimo
lo haré callar;
ojos engreídos, corazones arrogantes
no los soportaré.

Pongo mis ojos en los que son leales,
ellos vivirán conmigo;
el que sigue un camino perfecto,
ése me servirá.

No habitará en mi casa
quien comete fraudes;
el que dice mentiras
no durará en mi presencia.

Cada mañana haré callar
a los hombres malvados,
para excluir de la ciudad del Señor
a todos los malhechores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *