camino-a-lo-sagradoCamino. A la gente le gusta caminar.

En los lugares distintos que he residido y visitado las caminatas con fines espirituales son frecuentes: El Camino de Santiago, la Vía Francígena, la “Javierada”, la peregrinación a Guadalupe, …, millones de personas se ponen en movimiento, a pie, en bicicleta, a caballo… para llegar a algún Lugar Sagrado del mundo.

Ahora bien, al ponerse en camino, ha de cuidarse uno muy mucho de perderse. Si uno toma un atajo y se separa de su ruta puede terminar muy lejos de la meta.

¿Cómo sé si estoy en camino errado, si he perdido el camino?

Pues analiza cómo te sientes, cuáles son tus profundos sentimientos, si eres infeliz con lo que haces y en cómo lo haces, si estás siempre insatisfecho, si no encuentras la paz…

Si tienes alguno de esos síntomas, retoma el camino. Estás hecho para la paz, para la alegría, para la armonía.

No te pierdas en el Camino, dice el salmo de hoy.

Si te perdiste ¡Retómalo cuánto antes!

Buen camino, peregrino. Hasta mañana.

SALMO 2

¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos planean en vano?

2Se rebelan los reyes del mundo

y los príncipes conspiran juntos contra el Señor y contra su Ungido:

3¡Rompamos sus ataduras, sacudámonos sus riendas!

4El Soberano se ríe desde el cielo, el Señor se burla de ellos.

5Después les habla con ira y con su furor los espanta:

6Yo mismo he ungido a mi rey en Sión, mi monte santo.

7–Voy a proclamar el decreto del Señor: Él me ha dicho: Tú eres mi hijo,

yo te he engendrado hoy.

8Pídemelo y te daré las naciones en herencia, en propiedad los confines del mundo.

9Los triturarás con cetro de hierro, los desmenuzarán como piezas de loza.

10Y ahora, reyes, sean prudentes; aprendan, gobernantes de la tierra:

11Sirvan al Señor con temor, temblando ríndanle homenaje,

12no sea que pierdan el camino, si llega a encenderse su ira.

¡Felices los que se refugian en él!