salmo-72-71Es cierto que el poder, todo lo que tenga que ver con el poder puede ser aplicado de forma cruel. Por eso se pide a los que detentan algún poder que sean justos, misericordiosos. Pero es muy fácil mirar para arriba, juzgar y criticar sus desmanes.
Ahora bien, te pregunto a ti, ¿eres justo, misericordioso? Aquellas personas que tienes a tu cargo, que dependen de ti de alguna manera, ¿eres justo y misericordioso con ellas?
En muchos casos el que vive de criticar al que gobierna o detenta algún poder, ¿no será que si lo ve con tanta claridad en los demás, no lo puede ver en sí mismo? Por eso dice el refrán ¡dime de que te jactas y te diré de que careces!
Sé justo y misericordioso, como tu Padre Dios, es justo y misericordioso, con todos, hoy , solo por hoy. Solo así se implanta el Reino de Paz en el mundo. Bendiciones, hasta mañana.

SALMO 72-71 I

.
Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud.

Que los montes traigan paz,
y los collados justicia;
que él defienda a los humildes del pueblo,
socorra a los hijos del pobre
y quebrante al explotador.

Que dure tanto como el sol,
como la luna, de edad en edad;
que baje como lluvia sobre el césped,
como llovizna que empapa la tierra.

Que en sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
que domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra.

Que en su presencia se inclinen sus rivales;
que sus enemigos muerdan el polvo;
que los reyes de Tarsis y de las islas
le paguen tributo.

Que los reyes de Saba y de Arabia
le ofrezcan sus dones;
que se postren ante él todos los reyes,
y que todos los pueblos le sirvan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *