buscad-el-rostro-del-SeñorY, ¿después qué?
Con el agua al cuello, luego a punto de ser arrastrados y llevados por la corrientes.
Entonces…. se empiezan a asimilar las noticias, algunas nos parecen malas, otras pésimas…, y, con el tiempo, le agradecemos a Dios, porque el fruto recogido fue bueno.
Otras nos parecen óptimas y con el tiempo vuelven a nosotros como un boomerang cargado de polvo y humo.
Sea cual sea la situación… “buscad el rostro del Señor y revivirá vuestro corazón”.
Sábado Santo, Jesús ha sido torturado y muerto en la cruz, los discípulos encerrados, escondidos con miedo y dolor. Las mujeres que le seguían llorando y pensando cómo cuidar su tumba…
Sea cual sea la situación… “buscad el rostro del Señor y revivirá vuestro corazón”.
Porque “el Señor reconstruirá las ciudades de Judá”. Hasta mañana. Bendiciones

Salmo 69 (68), 2-22. 30-37 III

Yo soy un pobre malherido;
Dios mío, tu salvación me levante.
Alabaré el nombre de Dios con cantos,
proclamaré su grandeza con acción de gracias;
le agradará a Dios más que un toro,
más que un novillo con cuernos y pezuñas.

Miradlo los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos.
Alábenlo el cielo y la tierra,
las aguas y cuanto bulle en ellas.

El Señor salvará a Sión,
reconstruirá las ciudades de Judá,
y las habitarán en posesión.
La estirpe de sus siervos la heredará,
los que aman su nombre vivirán en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.