salmo-131-130Uno de los “enemigos” más poderosos y más destructivos del ser humano tiene un nombre, orgullo.
Siempre nos parece que lo que nosotros decimos, hacemos o pensamos es lo mejor.
Eso nos hace altaneros, “agrandados”, nos situamos siempre por encima de los demás.
Y cuando no lo podemos hacer, terminamos hablando de los que están por encima de nosotros, mostrando sus defectos, “cortándole la cabeza”, para que está más abajo que nosotros.
Analiza hoy estas actitudes en las que todos podemos caer, también tú y yo.
Tarea ardua para hoy amigo-a.
Bendiciones. Paz y bien.

SALMO 131-130

Señor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad;
sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre.

Espere Israel en el Señor
ahora y por siempre.

One thought on “Cada día treinta de abril, no al orgullo, salmo 130

  1. Que HERMOSO Salmo el de hoy!!SOMOS seres llenos de soberbia.de alabar nuestras condiciones. Y Dios es PADRE,pero también es Madre, ESPERANDO que busquemos Tranquilidad y Abrigo en sus brazos…Un acto TAN SIMPLE Y SUBLIME ACTO DE AMOR!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.