foto-ruth-dacundaAyer, a lo mejor, siguiendo lo propuesto revisaste los hechos y actuaciones de tu existencia durante el año, al que ya quedan pocas horas.
En este segundo día te propongo revisar tu mente, tus pensamientos, tus deseos, tus sentimientos…, ¿de cuáles te sientes orgulloso? ¿cuáles son los que no te gustaría volver tener en tu mente?
Es importante el tema de los pensamientos, las obras vienen siempre después de los pensamientos. Nunca terminarás de conocerte a fondo si no tienes presentes los sentimientos, las emociones, los pensamientos que surgen ante las circunstancias que vives día a día.
En el nombre de Dios, Hijo, que vivió como uno de nosotros que todos tus pensamientos salgan a la luz, tanto los buenos, como los malos, para que te puedas reconocer un poco más cada día.
No lo olvides, muchos hacen revisión de sus cuentas estos días, revisa tu mente para que la puedas renovar, iluminar, armonizar.
Feliz día luminoso y lleno de sabiduría. Hasta mañana.

Salmo 128 (127),1-2.3.4-5.

¡Feliz el que teme al Señor
y sigue sus caminos!
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás feliz y todo te irá bien.

Tu esposa será como una vid fecunda
en el seno de tu hogar;
tus hijos, como retoños de olivo
alrededor de tu mesa.

¡Así será bendecido
el hombre que teme al Señor!
¡Que el Señor te bendiga desde Sión
todos los días de tu vida:
que contemples la paz de Jerusalén.