salmo-132-131El Señor tiene en cuenta todos tus trabajos, todos tus afanes, los mira con ojos de ternura, como un padre mira a su hijo-a pequeño.
El Señor cumple su promesa, la parte de su pacto, como lo hizo con David, como lo hace con cualquier ser humano.
Dios está en medio de nosotros, está presente, está realmente, dentro de la historia, del mundo, del universo.
Si por el contrario, no lo sientes así, entonces entona con fuerza este salmo y ora con sus palabras: ¡No niegues audiencia a tu Ungido!
Tenlo en cuenta, tú también eres un Ungido, un elegido de Dios, pide audiencia con El, porque El va a cumplir su parte.
Que tengas una buena audiencia con Dios en el día de hoy, hasta mañana, paz y bien.
¡Feliz día del trabajo!

SALMO 132-131, I

Señor, tenle en cuenta a David
todos sus afanes:
cómo juró al Señor
e hizo voto al Fuerte de Jacob:

«No entraré bajo el techo de mi casa,
no subiré al lecho de mi descanso,
no daré sueño a mis ojos,
ni reposo a mis párpados,
hasta que encuentre un lugar para el Señor,
una morada para el Fuerte de Jacob».

Oímos que estaba en Efrata,
la encontramos en el Soto de Jaar:
entremos en su morada,
postrémonos ante el estrado de sus pies.

Levántate, Señor, ven a tu mansión,
ven con el arca de tu poder:
que tus sacerdotes se vistan de gala,
que tus fieles vitoreen.
Por amor a tu siervo David,
no niegues audiencia a tu Ungido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *