salmo-34-33Otro Salmo, que contiene pensamientos maravillosos que iluminan la mente, la limpian, ideas que puestas en práctica dan paz al corazón.
El ser humano progresa, evoluciona, crece, como persona, a nivel humano y en su grado de felicidad en  la medida en la que entra en sí mismo y deja que la paz de Dios entre en su corazón.
Entonces descubres que a tu lado, a nivel humano, caminan seres amorosos y a nivel espiritual, ángeles, seres espirituales, atentos a tu voz, a tu pasos, a tus palabras.

No lo olvides, el ángel del Señor acampa a tu lado. Bendiciones, hasta mañana.

Salmo 34-33

 Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca.
Yo me siento orgulloso del Señor:
que lo escuchen los humildes y se alegren.

Glorifiquen conmigo al Señor,
todos juntos alabemos su Nombre.
Consulté al Señor y me respondió
librándome de todos mis temores.

Mírenlo y quedarán radiantes,
sus rostros no se sonrojarán.
Este pobre clamó y el Señor lo escuchó,
liberándolo de todas sus angustias.

El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
Gusten y vean qué bueno es el Señor:
¡Feliz quien se refugia en él!

Respeten al Señor sus consagrados,
que nada les falta a quienes lo respetan.

Los ricos se empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de bienes.

Vengan, hijos, escúchenme:
les enseñaré a respetar al Señor.
¿Hay alguien que ame la vida,
y desee días disfrutando de bienes?

–Guarda tu lengua del mal,
tus labios de la mentira;
apártate del mal, obra bien,
busca la paz y sigue tras ella.

Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos a sus clamores.
El Señor se encara con los malhechores,
para borrar de la tierra su recuerdo.

Si claman, el Señor los escucha
y los libra de todas las angustias.
El Señor está cerca de los que sufren
y salva a los que desfallecen.

Por muchos males que sufra el justo,
de todos lo libra el Señor;
él cuida de todos sus huesos,
ni uno solo se quebrará.

La maldad da muerte al malvado;
los que odian al justo lo pagarán.
El Señor rescata la vida de sus siervos
los que se refugian en él no serán castigados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.