bariloche¡Está espléndido-a! ¡Qué bello-a!
Son expresiones que nos acercan a Dios. No en vano dijo Dostoievski, “la belleza salvará el mundo”.
Pues el esplendor y la belleza, ya están aquí. Solo hace falta abrir los ojos y descubrirlos. El mundo ya está cambiado, salvado, depende de ti, de mí, de cómo lo mires, de cómo los disfrutes en cada momento.
Donde encuentres esplendor y belleza, da gracias, tu corazón los reconocerá y saltará de alegría. Solo abre tu visión interior y tu corazón estallará de alegría y acción de gracias.
Belleza y Dios están unidos son inseparables.
Qué tengas un bello y espléndido día.

SALMO 111-110

Doy gracias al Señor de todo corazón,
en compañía de los rectos, en la asamblea.
Grandes son las obras del Señor,
dignas de estudio para los que las aman.

Esplendor y belleza son su obra,
su generosidad dura por siempre;
ha hecho maravillas memorables,
el Señor es piadoso y clemente.

Él da alimento a sus fieles,
recordando siempre su alianza;
mostró a su pueblo la fuerza de su obrar,
dándoles la heredad de los gentiles.

Justicia y verdad son las obras de sus manos,
todos sus preceptos merecen confianza:
son estables para siempre jamás,
se han de cumplir con verdad y rectitud.

Envió la redención a su pueblo,
ratificó para siempre su alianza,
su nombre es sagrado y temible.

Primicia de la sabiduría es el temor del Señor,
tienen buen juicio los que lo practican;
la alabanza del Señor dura por siempre.

One thought on “Cada día uno de abril, Esplendor y belleza son sus obras, salmo 110

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.