paco-castro-pascua
Foto Fray Paco Castro

Hasta diez veces suena la palabra hebrea, “hallelú”, alabad, aleluya, en este salmo.
Este aleluya es como la música de fondo del salmo y como el canto perenne de todo místico.
Cuando estás en equilibrio y armonía, ¿no sientes cómo todo tu cuerpo, tu ser se convierte en un eterno canto de alabanza? ¿No te dan ganas de gritar, ¡aleluya!?No dejes de entonar en el día de hoy ese ¡Aleluya!, que es signo de que andas por los caminos del bien, de la compasión, de la bondad…
¡Aleluya! ¡Aleluya, amigo-a! Alabanzas salgan de tu boca, no maldiciones o malas palabras, ¡Alabanzas!
Hasta mañana, feliz Pascua de Resurrección

Salmo 150-149

Cantad al Señor un cántico nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su creador,
los hijos de Sión por su Rey.

Alabad su nombre con danzas,
cantadle con tambores y cítaras;
porque el Señor ama a su pueblo
y adorna con la victoria a los humildes.

Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas:
con vítores a Dios en la boca
y espadas de dos filos en las manos:

para tomar venganza de los pueblos
y aplicar el castigo a las naciones,
sujetando a los reyes coa argollas,
a los nobles con esposas de hierro.

Ejecutar la sentencia dictada
es un honor para todos sus fieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.