salmo-80-79El rostro luminoso de Dios es mencionado en la transfiguración de Jesús. La mirada de Dios salva, es luz en tus caminos.
Hermosa la oración que nos propone el estribillo del salmo de hoy: ¡Oh Dios, vuélvete hacia nosotros, ilumina tu rostro y sálvanos!
Que la sonrisa y mirada de tu rostro sea también luz para los que están a tu lado.
Hasta mañana, bendiciones.

Salmo 80-79

Pastor de Israel, escucha,
tú que guías a José como a un rebaño,
entronizado sobre querubines,
resplandece ante Efraín, Benjamín y Manasés.

Despierta tu poder
y ven en nuestro auxilio.
¡Oh Dios, vuélvete a nosotros,
ilumina tu rostro y nos salvaremos!

Señor Dios Todopoderoso,
¿hasta cuándo te envolverás en humo
pese a la oración de tu pueblo?

Nos diste a comer un pan de llanto,
a beber lágrimas en abundancia.
Nos convertiste
en habladuría de nuestros vecinos,
nuestros enemigos se burlan de nosotros.

¡Oh Dios Todopoderoso, vuélvete a nosotros,
ilumina tu rostro y nos salvaremos!

Arrancaste una vid de Egipto,
expulsaste pueblos y la plantaste;
desalojaste a sus predecesores
y echó raíces hasta llenar el país.

Las montañas se cubrieron con su sombra,
y con sus pámpanos, los cedros altísimos;
extendiste sus sarmientos hasta el mar
y sus brotes hasta el Río Grande.

¿Por qué abriste brecha en su cerca
para que la vendimien los viandantes,
la asolen los jabalíes
y la destrocen las alimañas del campo?

Dios Todopoderoso, vuélvete,
mira desde el cielo, fíjate,
e inspecciona esta viña:
cuida lo que tu diestra trasplantó,
el esqueje que hiciste vigoroso.

Como a la maleza la prendieron fuego:
¡perezcan con un bramido tuyo!
Que tu mano proteja a tu elegido,
al hombre que hiciste vigoroso.
Y nunca nos alejaremos de ti;
danos vida e invocaremos tu Nombre.

¡Señor Dios Todopoderoso, vuélvete a nosotros
ilumina tu rostro y nos salvaremos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *