peregrinoEl ser humano es peregrino. Viene a este mundo a cumplir una misión y regresa a algún lugar.
Hace algún tiempo una persona me contaba:− Vi con claridad, no es fácil explicar con palabras, cuando me enviaron a la tierra y yo no quería me negaba a bajar no quería venir. Hasta noté como me daban un pequeño empujoncito.
Así es nuestra existencia en la tierra. Empieza y se termina, como una peregrinación. Algunos un poco más larga, otros un poco más corta; en la eternidad, es ridícula la diferencia entre uno que se va jovencito y otro que se va anciano.
El peregrino camina, camina, camina. Descubre cosas nuevas, dificultadas, alegrías, encuentros, sorpresas, nuevos amigos.
Pasa hambre, sed, se agota, se levanta, aprende a disfrutar del día a día, mientras avanza, a mirar a los ojos a los que encuentra mientras pisa los distintos lugares, canta, disfruta del agua cristalina de los arroyos…., como dice el salmo hoy, camina con “los ojos abiertos”.
Así nos enseñaron los grandes sabios espirituales, Buda, Krihsna, Abrahán,Moisés, Jacob…, María, Jesús…
Todos peregrinos. El que se para, el que se estanca, en el mundo místico y espiritual (en el humano creo que también) pierde, se seca.
Hoy, vive como peregrino, disfruta de las cosas sencillas del momento. Estás de paso.
Otro día hablaremos de las señales que guían al peregrino, hasta entonces, ¡buen Camino, peregrino!

Salmo 119 (118), 17-24

Oh Dios, cuida de tu servidor y viviré
para cumplir tu palabra.
Abre mis ojos y contemplaré
las maravillas de tu ley.

Soy peregrino en la tierra:
no me ocultes tus mandatos.
Mi vida se consume deseando
siempre tus mandamientos.

Amonesta a los malditos soberbios
que se apartan de tus mandatos.
Retira de mí el insulto y el desprecio,
porque guardo tus preceptos.

Aunque los poderosos conspiren contra mí,
tu siervo medita tus órdenes.
También tus preceptos son mi delicia,
son mis consejeros.

One thought on “Cada día veinte de enero, peregrino, salmo 119, 17-24

  1. Gracias por la delicadeza diaria con este aporte, Leo siempre y me sirve para vivir cada día, aunque no sea todo, suma. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.