navidad-25-2016Hoy es el gran día de la Navidad. La humanidad entera tiembla ante el gran misterio de la vida humana. Hoy en el nacimiento del Niño Dios, nacemos todos los seres humanos, porque en ese Niño se refleja la humanidad entera.

Mirando a sus ojos se ven reflejados los ojos de todos los seres humanos, de todos los tiempos, de todas las culturas, de todas las razas, de todas las religiones.

No hay esclavos y libres, ricos o pobres, dignos o indignos…, solo hay una humanidad que es, valga la redundancia, humana y divina a la vez.

Cada vez que miras a los ojos de un ser humano, miras a los ojos del Niño Dios.

Cada vez que miras a los ojos de un ser humano miras a un hermano.

Cada vez que miras a los ojos a un ser humano miras a un hijo de Dios.

Hermosos son tus pies sobre el planeta tierra, porque proclamen las pisadas de la Paz en el universo.

Feliz Navidad. No dejes que la Luz, la Palabra de Vida se apague en tu vida. Feliz Navidad.

Del Evangelio de Juan 1

La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.

(…) Y  la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

Isaías 52,7-10.

¡Qué hermosos son sobre las montañas
los pasos del que trae la buena noticia,
del que proclama la paz,
del que anuncia la felicidad,
del que proclama la salvación,
y dice a Sión: “¡Tu Dios reina!”.
¡Escucha! Tus centinelas levantan la voz,
gritan todos juntos de alegría,
porque ellos ven con sus propios ojos
el regreso del Señor a Sión,
¡Prorrumpan en gritos de alegría,
ruinas de Jerusalén,
porque el Señor consuela a su Pueblo,
Él redime a Jerusalén!
El Señor desnuda su santo brazo
a la vista de todas las naciones,