Del Scivias de Hildegard von Bingen
Del Scivias de Hildegard von Bingen

Año 1969, los primeros astronautas parten para el espacio. El Papa de aquel entonces Pablo VI les entregó a los primeros viajeros a la luna este salmo, el 8, con estas palabras: «El hombre (…) se nos revela como el centro de esta empresa. Se nos revela gigante, se nos revela divino, no en sí mismo, sino en su principio y en su destino. Honremos al hombre, a su dignidad, su espíritu, su vida».
Si se honra al ser humano, se honra a Dios. Si se respeta a la persona, cualquiera que sea su condición social, religiosa, política, racial, económica…., cualquiera que sea, se respeta a Dios.
Todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del hombre, centro y cima de todos ellos”. Decía el Concilio Vaticano II.
Y san Juan en la Biblia: “El que dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto”.
Un gran salmo para reflexionar, orar, poner en práctica.
Mi respeto por los demás, es el respeto por Dios. Lo demás….,diría mi abuela, “cuento chino”.
Buen día, hasta mañana.

Salmo 8

Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!

Ensalzaste tu majestad sobre los cielos.
De la boca de los niños de pecho
has sacado una alabanza contra tus enemigos,
para reprimir al adversario y al rebelde.

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado,
¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él,
el ser humano, para darle poder?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies:

rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar.

Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!

One thought on “Cada día veintinueve de mayo, salmo 8, el hombre ser humano.

  1. Que hermoso Salmo el de hoy! Porque somos IMAGEN y semejanza de DIOS,nos confiere la”Divinidad Humana”,que pareciera encerrar una contradicción y al mismo tiempo, entiendo que es la parte DIVINA que Dios nos regala como Ofrenda en si mismo por habernos creado y habernos dado el mundo para desarrollar nuestra existencia en él. Y esa parte DIVINA es la que siempre nos hace REGRESAR A ÉL. Como hijos desamparados que buscan en los brazos del PADRE,ABRIGO Y AMOR.
    Es una simple reflexión que viene después de leer este HERMOSO SALMO!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.