salmo-gumersindo-meirinoLos cantos de alabanza a Dios y a su nombre son frecuentes en la liturgia de cualquier religión, lo son también en los salmos, y en las distintas oraciones y plegarias de cualquier relación con Dios. Ahora bien, no nos confundamos porque cuando damos gloria al nombre de Dios a El no le añadimos, no le “vendemos” el favor. Acostumbrados, como estamos acá en el mundo que nos movemos, a alabar a alguien para conseguir algo de él, con Dios no es eso, no es eso…, El no necesita nuestra alabanza, cuando la hacemos reconocemos nuestra dignidad de hijos de Dios y quienes crecemos somos nosotros.
Por otra parte al alabarlo no lo haces solo, sino que te unes al universo, a la creación entera, alabar es una oración cósmica.

Hasta mañana, bendiciones

SALMO 148-147

[¡Aleluya!]
Alabad al Señor en el cielo,
alabad al Señor en lo alto.

Alabadlo, todos sus ángeles;
alabadlo, todos sus ejércitos.

Alabadlo, sol y luna;
alabadlo, estrellas lucientes.

Alabadlo, espacios celestes
y aguas que cuelgan en el cielo.

Alaben el nombre del Señor,
porque él lo mandó y existieron.

Les dio consistencia perpetua
y una ley que no pasará.

Alabad al Señor en la tierra,
cetáceos y abismos del mar,

rayos, granizo, nieve y bruma,
viento huracanado que cumple sus órdenes,

montes y todas las sierras,
árboles frutales y cedros,
fieras y animales domésticos,
reptiles y pájaros que vuelan.

Reyes y pueblos del orbe,
príncipes y jefes del mundo,

los jóvenes y también las doncellas,
los viejos junto con los niños,

alaben el nombre del Señor,
el único nombre sublime.

Su majestad sobre el cielo y la tierra;
él acrece el vigor de su pueblo.

Alabanza de todos sus fieles,
de Israel, su pueblo escogido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.