gumer-meirino-salmo-121-120En estos días ha llegado a mis oídos una antigua canción colombiana que dice más o menos así, “oye, abre los ojos, mira hacia arriba, disfruta las cosas buenas que tiene la vida…”
Solo el que es capaz de levantar los ojos hacia arriba, superar los cortos pasos de lo material para elevarse, puede encontrar el auxilio y el consuelo de una vida plena y feliz. Un buen consejo, levanta la vista con más frecuencia y verás con mayor claridad la esencia de la vida.

SALMO 121-120

Levanto mis ojos a los montes:
¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

No permitirá que resbale tu pie,
tu guardián no duerme;
no duerme ni reposa
el guardián de Israel.

El Señor te guarda a su sombra,
está a tu derecha;
de día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche.

El Señor te guarda de todo mal,
él guarda tu alma;
el Señor guarda tus entradas y salidas,
ahora y por siempre.

One thought on “Cada día veintisiete de septiembre, salmo 121-120, mira hacia arriba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.