La negación de la existencia de Dios real y práctica puede ser muy peligrosa para el ser humano, porque le convierte en alguien cruel, despiadado, deshumanizado…
salmo 54-53La afirmación de la existencia de Dios real, nos sitúa en otro contexto, el de comprender, amar, respetar al otro. El de colaborar con Dios en que la creación sea un mundo habitable y confortable para todos.
Ahora bien, hay algunos que dice que no creen en Dios, a nivel teórico, pero viven respetando al ser humano, son personas que lo llevan en su corazón, son personas sabias cercanos a Dios, sensatos.
Por el contrario hay algunos que dicen que creen en Dios, a nivel teórico; pero son despiadados con los demás, son personas que no lo llevan en su corazón, son ateos prácticos, necios e insensatos.
Paz y bien, hasta mañana. Bendiciones.

Salmo  54–53

Dice en su corazón el insensato: «¡No hay Dios!»
Corrompidos están, de conducta abominable,
no hay quien haga el bien.

Se asoma Dios desde los cielos
hacia los hijos de Adán,
por ver si hay un sensato,
alguien que busque a Dios.

Todos ellos están descarriados,
en masa pervertidos.
No hay quien haga el bien, ni uno siquiera.
¿No aprenderán todos los agentes de mal
que comen a mi pueblo como se come el pan,
y no invocan a Dios?

Allí de espanto temblarán,
donde nada hay que espante.
Pues Dios dispersa los huesos de tu sitiador,
se les ultraja porque Dios los rechaza.
¿Quién traerá de Sión la salvación de Israel?
¡Cuando Dios cambie la suerte de su pueblo,
exultará Jacob, se alegrará Israel! «

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.