salmo147-gumersindo-meirinoAl mundo le gustan los sabios, les dan premios, les agasajan…, pues quién de los sabios de este mundo puede contar el número de las estrellas y llamarlas por su nombre…, verdades como estas les ayudaban a los israelitas a recordar quién les guiaba, de quién se fiaban…, de esta forma renovaban las fuerzas, daban gracias a Dios y retomaban con ilusión el camino.
No pierdas de vista esta verdad, confía en Dios.

SALMO 147-146

[¡Aleluya!]
Alabad al Señor, que la música es buena;
nuestro Dios merece una alabanza armoniosa.

El Señor reconstruye Jerusalén,
reúne a los deportados de Israel;
él sana los corazones destrozados,
venda sus heridas.

Cuenta el número de las estrellas,
a cada una la llama por su nombre.
Nuestro Señor es grande y poderoso,
su sabiduría no tiene medida.
El Señor sostiene a los humildes,
humilla hasta el polvo a los malvados.

Entonad la acción de gracias al Señor,
tocad la cítara para nuestro Dios,
que cubre el cielo de nubes,
preparando la lluvia para la tierra;

que hace brotar hierba en los montes,
para los que sirven al hombre;
que da su alimento al ganado
y a las crías de cuervo que graznan.

No aprecia el vigor de los caballos,
no estima los jarretes del hombre:
el Señor aprecia a sus fieles,
que confían en su misericordia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *