naturaleza-gumer-meirino
Foto Ruth Dacunda

Ayer entonábamos un himno de alabanza a cósmica a Dios. Esta alabanza procede de una mirada profunda y real de todo lo que nos rodea.
Dios es quien gobierna el cosmos, es el Rey que ha plasmado la belleza y grandeza en el universo y lo “gobierna rectamente”.
Rectitud, firmeza, orden, belleza, majestad y gloria…
Si uno mira con esa profundidad todo lo creado salta de gozo.
Es una de las palabras que atraviesa el salmo, gozo porque Dios gobierna el universo.
Saltamos de gozo con todo el universo y la creación.
Ahora está de moda saltar, “botar”, como dicen los jóvenes, en las discotecas, en los deportes, en las celebraciones…, saltos producidos por satisfacciones momentáneas.
Lo único que da un gozo permanente, que llega a las entrañas, que traspasa no solo la creación sino también el corazón humano es saber que Dios es Rey. Rey que gobierna, protege, guía, acompaña…,
Alégrate con ese júbilo, en esta jornada e intenta que se multiplique cada día de tu vida.
Hasta mañana. Bendiciones

Salmo 96-95

Canten al Señor un cántico nuevo,
canta al Señor, tierra entera;
canten al Señor, bendigan su Nombre,
pregonen día tras día su victoria.

Cuenten a los gentiles su gloria,
sus maravillas a todos los pueblos.
Porque el Señor es grande
y muy digno de alabanza;
más temible que todos los dioses.

Pues los dioses de los gentiles son nada,
mas el Señor hizo los cielos.
Honor y Majestad están en su presencia,
Fuerza y Belleza en su santuario.

Tributen al Señor, familias de los pueblos,
tributen al Señor la gloria y el poder;
tributen al Señor la gloria de su Nombre,
entren en sus atrios trayéndole ofrendas.

Póstrense ante el Señor
en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia toda la tierra.
Digan a los gentiles: ¡El Señor es rey!

El orbe está afianzado y no vacila;
el Señor gobierna a los pueblos con rectitud.
Alégrense los cielos, salte de gozo la tierra,
retumbe el mar y cuanto contiene.

Salte de gozo la campiña y cuanto hay en ella,
aclamen gozosos los árboles del bosque
delante del Señor, que llega,
que ya llega a regir la tierra;
regirá el orbe con justicia
y a los pueblos con lealtad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.