salmo 150 149El salmo se divide en dos partes.
La primera es un canto de alabanza a Dios. La segunda es una continua referencia a símbolos bélicos.
Después del canto de alabanza el ser humano se inserta en los caminos de la vida, en medio del mundo y se encuentra muchas rodeado de enemigos, de malvados, de injusticias.
Las fuerzas del mal son numerosas e importantes. Pero a pesar de todo el que confía en Dios no les teme y sale victorioso.
El motivo de esta valentía ante enemigos tan poderosos es que a nuestro lado está el Señor, el auténtico guía de la historia humana.
Un buen día para reconocer que estamos en medio de una lucha sin cuartel y que, pase lo que pase, si nos sostenemos en Dios, saldremos victoriosos.
Dios es más fuerte que el mal.
No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Dice el Padrenuestro.
Repite con fe y confianza a lo largo del día estas sabias y profundas palabras de Jesús.
Hasta mañana. Paz y bien

SALMO 149

¡Aleluya!
Cantad al Señor un cántico nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su Creador,
los hijos de Sión por su Rey.

Alabad su nombre con danzas,
cantadle con tambores y cítaras;
porque el Señor ama a su pueblo
y adorna con la victoria a los humildes.

Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas:
con vítores a Dios en la boca
y espadas de dos filos en las manos:

para tomar venganza de los pueblos
y aplicar el castigo a las naciones,
sujetando a los reyes con argollas,
a los nobles con esposas de hierro.

Ejecutar la sentencia dictada
es un honor para todos sus fieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.