Con el cántico de Jeremías el pueblo de Israel recibe una palabra de consuelo. Dios no abandona a su pueblo. Si el pueblo está dispuesto a escuchar la palabra de Dios, todo vuelve a su origen. No pierdas eso de vista, la cercanía de Dios es consuelo, es renovante, esperanzadora. Te propongo esta frase del salmo para que sea tu mantra-jaculatoria de hoy: El Señor me rescatará, convertirá la tristeza en gozo.

CÁNTICO DE JEREMÍAS (Jr 31,10-14)

Escuchad, pueblos, la palabra del Señor,
anunciadla en las islas remotas:
«El que dispersó a Israel lo reunirá,
lo guardará como pastor a su rebaño;
porque el Señor redimió a Jacob,
lo rescató de una mano más fuerte».

Vendrán con aclamaciones a la altura de Sión,
afluirán hacia los bienes del Señor:
hacia el trigo y el vino y el aceite,
y los rebaños de ovejas y de vacas;
su alma será como un huerto regado,
y no volverán a desfallecer.

Entonces se alegrará la doncella en la danza,
gozarán los jóvenes y los viejos;
convertiré su tristeza en gozo,
los alegraré y aliviaré sus penas;
alimentaré a los sacerdotes con enjundia,
y mi pueblo se saciará de mis bienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.