Foto Horacio Abril

Este cántico se atribuye a Judit que eleva su entonación hacia el  Dios, “quebrantador de guerras”, por tanto, al Dios amante de paz. Viene a ser una réplica del cántico que recitamos ayer, pero ahora con este acento, Jahvé es un Dios de PAZ.  Cuando somos sembradores de paz, contribuimos a la alabanza cósmica al Creador. Te propongo esta jaculatoria-mantra: Oh Dios, que te sirva toda la creación.
Bendiciones, feliz día.

CÁNTICO DE JUDIT
(Jdt 16,1-2.13-15)

¡Alabad a mi Dios con tambores,
elevad cantos al Señor con cítaras,
ofrecedle los acordes de un salmo de alabanza,
ensalzad e invocad su nombre!
Porque el Señor es un Dios quebrantador de guerras,
su nombre es el Señor.

Cantaré a mi Dios un cántico nuevo:
Señor, tú eres grande y glorioso,
admirable en tu fuerza, invencible.

Que te sirva toda la creación,
porque tú lo mandaste, y existió;
enviaste tu aliento, y la construiste,
nada puede resistir a tu voz.

Sacudirán las olas los cimientos de los montes,
las peñas en tu presencia se derretirán como cera,
pero tú serás propicio a tus fieles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.