Tobit (libro de Tobías que puedes leer en el Antiguo Testamento) era un hombre justo que, sin embargo, pasó por vicisitudes de dolor, pero nunca perdió su fe, su confianza, su amor. Al final canta a Dios agradece, alaba y cuenta su experiencia espiritual en este himno: quien hace el bien con corazón sincero, tarde o temprano recoge lo que siembra . Por eso la jaculatoria-mantra que te propongo hoy es del propio Tobit: Ensalzaré a mi Dios, al rey del cielo, y me alegraré de su grandeza.
Hasta mañana, bendiciones.

CÁNTICO DE TOBÍAS
(Tb 13,1-10)

Bendito sea Dios, que vive eternamente,
y cuyo reino dura por los siglos:
él azota y se compadece,
hunde hasta el abismo y saca de él,
y no hay quien escape de su mano.

Dadle gracias, Israelitas, ante los gentiles,
porque él nos dispersó entre ellos.
Proclamad allí su grandeza,
ensalzadlo ante todos los vivientes:
que él es nuestro Dios y Señor,
nuestro padre por todos los siglos.

Él nos azota por nuestros delitos,
pero se compadecerá de nuevo,
y os congregará de entre todas las naciones
por donde estáis dispersados.

Si volvéis a él de todo corazón
y con toda el alma,
siendo sinceros con él,
él volverá a vosotros
y no os ocultará su rostro.

Veréis lo que hará con vosotros,
le daréis gracias a boca llena,
bendeciréis al Señor de la justicia
y ensalzaréis al rey de los siglos.

Yo le doy gracias en mi cautiverio,
anuncio su grandeza y su poder
a un pueblo pecador.

Convertíos, pecadores,
obrad rectamente en su presencia:
quizás os mostrará benevolencia
y tendrá compasión.

Ensalzaré a mi Dios, al rey del cielo,
y me alegraré de su grandeza.
Que todos alaben al Señor
y le den gracias en Jerusalén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.