Una de las conclusiones que saca Juan, el vidente del libro del Apocalipsis, es bastante obvia. El que está al lado de Dios vive en continua alabanza, alegría y acción de gracias. Porque está en manos del que gobierna Cielo y Tierra. Puedes repetir esta jaculatoria-mantra-decreto: «Alegrémonos, gocemos y demos gracias«.
Feliz jornada, bendiciones.

CÁNTICO DEL APOCALIPSIS (19, 1-2. 5-7)

Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios,
porque sus juicios son verdaderos y justos.  Aleluya.

Aleluya. Alabad al Señor, sus siervos todos,
los que le teméis, pequeños y grandes. Aleluya.

Aleluya. Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo, Aleluya.
alegrémonos y gocemos y démosle gracias.  Aleluya.

Aleluya. Llegó la boda del Cordero,
su esposa se ha embellecido. Aleluya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.