Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente».  Jesús enseñaba todo esto en la sinagoga de Cafarnaún.
+++
Un beato del siglo XIX, llamado Francisco Palau,  escribió sobre el mes de mayo situando en cada día una flor. Siguiendo este autor adaptamos su pensamiento y les propongo que siguiendo este método intentemos plantar en nuestro jardín una flor cada día. El jardín es tu alma. La flor de de hoy es la rosa.
La rosa como reina de las flores. La caridad, el amor es la reina de toda ética humana. Piensa hoy, si debes plantar en el centro del jardín de tu vida esta flor que tiene como pétalos, la misericordia, el perdón, la compasión, la dulzura…

Foto Paula González Meiriño

Planta la rosa del Amor y como dice el Salmo serás como árbol plantado al borde la acequia que da fruto a su tiempo.
Afirmación- Jaculatoria- Decreto: El Señor protege el Camino de los Justos.
Hasta mañana, paz y bien.

Salmo 1

Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
En el juicio los impíos no se levantarán,
ni los pecadores en la asamblea de los justos;
porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.