La mente humana se equivoca con frecuencia.., solo con la mente no se llega al fondo de la verdad del ser humano; se queda con las hojas y éstas en otoño revolotean secas por las praderas.  Entra en tu corazón y barre las hojas secas de las apariencias y haz una limpieza a fondo para que tu corazón brille… Te propongo esta jaculatoria-mantra: «Señor concédeme un corazón sincero».
Mañana, fiesta de los ángeles custodios o de la guarda, haz clik aquí.
Buena jornada, bendiciones.

SALMO 105- 104

Los que confían en el Señor son como el monte Sión:
no tiembla, está asentado para siempre.

Jerusalén está rodeada de montañas,
y el Señor rodea a su pueblo
ahora y por siempre.

No pesará el cetro de los malvados
sobre el lote de los justos,
no sea que los justos extiendan
su mano a la maldad.

Señor, concede bienes a los buenos,
a los sinceros de corazón;
y a los que se desvían por sendas tortuosas,
que los rechace el Señor con los malhechores.
¡Paz a Israel!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.