meirino fernandez salmosTe imaginas que un día te levantas y resulta que eres un príncipe…., pues, no es un sueño…
Sentados a la derecha de Dios, somos príncipes y sacerdotes.
Sentados a la derecha de Dios: tenemos un lugar privilegiado en su corazón
Príncipes: somos herederos de bienes, dones asombrosos.
Sacerdotes: podemos dirigirnos a Dios, tenemos derecho a la audiencia, cuando queramos.
¡Gracias oh Dios, por esos dones maravillosos!
Hasta mañana. Feliz día, bendiciones

Salmo 110 (109),1.2.3.4

Dijo el Señor a mi Señor:
«Siéntate a mi derecha,
mientras yo pongo a tus enemigos
como estrado de tus pies».

El Señor extenderá el poder de tu cetro:
«¡Domina desde Sión,
en medio de tus enemigos!

Tú eres príncipe desde tu nacimiento,
con esplendor de santidad;
yo mismo te engendré como rocío,
desde el seno de la aurora.»

El Señor lo ha jurado y no se retractará:
«Tú eres sacerdote para siempre,
a la manera de Melquisedec.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *