Imagen deoao.org

La Abundancia y la Dicha es real siempre que se cumpla lo que pide el salmo.
A saber, al que «ama de corazón«, al que «su caridad es constante sin falta«, al que es «justo, clemente y compasivo«; al que «se apiada y presta y administra rectamente sus asuntos«; el que «su corazón está seguro sin temor«…
Interesantes temas de reflexión, -pongo el acento en los del corazón- para este comienzo de año:
Jaculatoria- Afirmación- Decreto- Mantra: «Su corazón está firme en el Señor (Adonai)».
Paz y Alegría, hasta mañana.

Salmo 111

Dichoso quien teme al Señor
y ama de corazón sus mandatos.
Su linaje será poderoso en la tierra,
la descendencia del justo será bendita.

En su casa habrá riquezas y abundancia,
su caridad es constante, sin falta.
En las tinieblas brilla como una luz
el que es justo, clemente y compasivo.

Dichoso el que se apiada y presta,
y administra rectamente sus asuntos.
El justo jamás vacilará,
su recuerdo será perpetuo.

No temerá las malas noticias,
su corazón está firme en el Señor.
Su corazón está seguro, sin temor,
hasta que vea derrotados a sus enemigos.

Reparte limosna a los pobres;
su caridad es constante, sin falta,
y alzará la frente con dignidad.

El malvado, al verlo, se irritará,
rechinará los dientes hasta consumirse.
La ambición del malvado fracasará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.