El nombre del Señor. Cuando decimos un nombre, lo identificamos con una persona que tiene un cuerpo, una forma de pensar…, cuando decimos el nombre de Dios, hemos de ser conscientes porque estamos diciendo una Palabra Sagrada.
Te propongo la siguiente jaculatoria-mantra: Bendito sea el nombre del Señor.
Hoy es una fecha fuerte, energéticamente y espiritualmente. El hemisferio sur entra en verano y el norte en Invierno. Los del hemisferio sur pueden hacer este ejercicio haciendo clik aquí.

SALMO 113-112

Alabad, siervos del Señor,
alabad el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor,
ahora y por siempre:
de la salida del sol hasta su ocaso,
alabado sea el nombre del Señor.

El Señor se eleva sobre todos los pueblos,
su gloria sobre los cielos.
¿Quién como el Señor, Dios nuestro,
que se eleva en su trono
y se abaja para mirar
al cielo y a la tierra?

Levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para sentarlo con los príncipes,
los príncipes de su pueblo;
a la estéril le da un puesto en la casa, como madre feliz de hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.