Imagen de Ruth Dacunda

Este salmo se canta en la liturgia de difuntos, para despedir a las personas que abandonan el planeta tierra. Pero te puede ayudar también cuando te envuelves en redes de «tristeza y angustia«…, entonces…, el salmista invocó el nombre del Señor, le libró no solo de la angustia, sino incluso de la muerte…
¡Dios es Presencia! ¡Siempre Presente!
Afirmación: «Caminaré en presencia del Señor, en el país de la vida«.
Paz y Alegría, hasta mañana.

Salmo 114

Amo al Señor, porque escucha
mi voz suplicante,
porque inclina su oído hacia mí
el día que lo invoco.

Me envolvían redes de muerte,
me alcanzaron los lazos del abismo,
caí en tristeza y angustia.
Invoqué el nombre del Señor:
«Señor, salva mi vida.»

El Señor es benigno y justo,
nuestro Dios es compasivo;
el Señor guarda a los sencillos:
estando yo sin fuerzas me salvó.

Alma mía, recobra tu calma,
que el Señor fue benigno contigo:
arrancó mi vida de la muerte,
mis ojos de las lágrimas,
mis pies de la caída.

Caminaré en presencia del Señor
en el país de la vida.

***

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete

http://www.deoao.org/?s=octubre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.