salmo117-gumersindo-meirinoTodos necesitamos un refugio para los momentos de la vida que aparecen los temporales, las tormentas. Muchos dicen que tienen fe, algunos mucha fe. Pero cuando aparecen esos tsunamis muchos dicen: –No sé qué hacer. Pocos saben que el mejor refugio es la fe, la confianza en Dios, levantar los ojos al Cielo y abrir la puerta de la Sabiduría que procede lo Alto. Pues reza este salmo  y  no olvides cual es el mejor Refugio para tu corazón en cualquier situación. Cuando te sientas seguro-a, brotará de tu corazón un canto de acción de gracias. Bendiciones, paz y bien. Hasta mañana.

SALMO 118-117

[¡Aleluya!]
Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.

Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
Diga la casa de Aarón:
eterna es su misericordia.

Digan los fieles del Señor:
eterna es su misericordia.

En el peligro grité al Señor,
y me escuchó, poniéndome a salvo.

El Señor está conmigo: no temo;
¿qué podrá hacerme el hombre?
El Señor está conmigo y me auxilia,
veré la derrota de mis adversarios.

Mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres,
mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los jefes.

Todos los pueblos me rodeaban,
en el nombre del Señor los rechacé;
me rodeaban cerrando el cerco,
en el nombre del Señor los rechacé;
me rodeaban como avispas,
ardiendo como fuego en las zarzas,
en el nombre del Señor los rechacé.

Empujaban y empujaban para derribarme,
pero el Señor me ayudó;
el Señor es mi fuerza y mi energía,
él es mi salvación.

Escuchad: hay cantos de victoria
en las tiendas de los justos:
«La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es excelsa,
la diestra del Señor es poderosa».

No he de morir, viviré
para contar las hazañas del Señor.
Me castigó, me castigó el Señor,
pero no me entregó a la muerte.

Abridme las puertas del triunfo,
y entraré para dar gracias al Señor.

– Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.

– Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mi salvación.

La piedra que desecharon los arquitectos
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.

Éste es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo.
Señor, danos la salvación;
Señor, danos prosperidad.

– Bendito el que viene en nombre del Señor,
os bendecimos desde la casa del Señor;
el Señor es Dios, él nos ilumina.

– Ordenad una procesión con ramos
hasta los ángulos del altar.

Tú eres mi Dios, te doy gracias;
Dios mío, yo te ensalzo.

Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.

One thought on “Salmo 118 (117), cada día siete de noviembre, desde la seguridad brota un canto de acción de gracias

  1. ¡Me siento identificada, gracias por el salmo !!!! Siempre pongo a prueba el control de mis emociones y la fuerza de mi fe ..

Comments are closed.