Imagen www.deoaoo.org

Empezamos con un salmo que es muy, muy largo.  Tiene veintidós estrofas.
Grandioso himno a la ley de Dios, expresión de su voluntad.
El número de las estrofas corresponde a las letras del alfabeto hebreo e indica plenitud; cada una de ellas se compone de ocho versículos. Cada una de las estrofas comienza con una de las letras del alfabeto por lo que hoy empezamos con la primera letra y la primera estrofa Alfa (A).
Desde la primera estrofa queda claro quiénes son felices…y se citan tres palabras constantemente: dichosos- ley- corazón.
Jaculatoria- Afirmación- Decreto- Mantra: Dichosos los que guardan tus preceptos y lo buscan de todo corazón.
Hasta mañana, paz y alegría.

Salmo 118

A
Dichosos los de conducta intachable,
que siguen la voluntad del Señor.

Dichosos los que guardan sus preceptos,
y lo buscan de todo corazón;
los que, sin cometer iniquidad,
andan por sus caminos.

Tú mandaste que tus decretos
se observen exactamente.
Ojalá estén firmes mis caminos
para cumplir tus órdenes.

Entonces no quedaré defraudado
al fijarme en tus mandatos.
Te daré gracias con sincero corazón
cuando aprenda tus justos mandamientos.

Quiero cumplir tus órdenes
¡No me abandones,
oh Dios grande e inmortal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.