Foto Ruth Dacunda
Foto Ruth Dacunda

Aprender y comprender. Seguimos con el salmo y otra nueva estrofa 7+1. En la vida espiritual es necesaria la mente abierta, para ir aprendiendo cada día, cada hora, cada segundo…, el que se cierra solo puede recorrer caminos humanos. En ciertos ambientes se ha puesto de moda contestar a las aseveraciones alguien:”yo sé, yo sé, yo sé…”.Cuando alguien empieza a decir esa frase te recomiendo que calles, ahí no entra nada de lo que puedas decir.
Abre tu mente, abre tu corazón…., Dios te lleva de la mano e irás aprendiendo y viendo cosas que ni siquiera te hubieras podido imaginar. Paz y bien, bendiciones, pasa un feliz día.

SALMO 119 (118) H

H 33Muéstrame, Señor,
el camino de tus estatutos
y lo seguiré hasta el final.
34Enséñame a cumplir tu voluntad
y a observarla de todo corazón.

35Encamíname por la senda de tus mandatos,
porque en ella me deleito.
36Inclina mi corazón hacia tus preceptos
y no a ganancias injustas.

37No dejes que mis ojos se fijen en la mentira,
reanímame en tu camino.
38Mantén a tu siervo la promesa
porque te reverencio de verdad.

39Aleja el ultraje que me aterra;
pues tus mandamientos son buenos.
40Mira cómo deseo tus decretos;
con tu justicia dame vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *