foto Paco Castro ofm

Recuerden (7+1) seguimos. En los salmos hay muchas peticiones y deseos.
¿Qué quieres pedir hoy a Dios?
¿Alguna vez le has pedido lo mismo que se pide en este salmo?
Te puede servir como decreto- jaculatoria- mantra:  sea mi corazón íntegro.
Paz y bien, hasta mañana.

SALMO 119 (118) Y

Y   Tus manos me hicieron y me plasmaron,
instrúyeme y aprenderé tus mandatos.

Me miran los que te respetan y se regocijan,
porque he confiado en tu palabra.

Señor, bien sé que tus mandamientos son justos,
que con razón me humillaste.

Que tu amor sea mi consuelo
según prometiste a tu siervo.

Que me alcance tu compasión y viviré,
porque tu ley es mi delicia.

Sean confundidos
los orgullosos que me calumnian,
yo meditaré tus decretos.

Vuelvan a mí los que te honran:
que conozcan tus preceptos.

Sea mi corazón íntegro en tus normas,
así no quedaré avergonzado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.