salmo118-gumer-meirinoA propósito hablábamos ayer de aprender y comprender, de tener la mente abierta, con el objetivo de discernir. Esto nos lleva de la mano al discernimiento. El discernimiento en el camino del ser humano es imprescindible para crecer, evolucionar…, discernir, significa de forma breve, hacer lo que pedía Jesús en el Evangelio, “separar la paja del trigo”, llamar a las cosas por su nombre y no engañarse en lo aparente, en lo ilusorio…, aprende a discernir cada momento a la luz de lo que Dios ha puesto en tu corazón. Feliz jornada, bendiciones.

SALMO 119 (118) T

T  65Trataste bien a tu siervo,
Señor, según tu palabra.
66Enséñame a discernir y entender,
porque confío en tus mandatos.

67Antes de la humillación, erraba
pero ahora cumplo tu instrucción.
68Tú, que eres bueno y bienhechor
enséñame tus leyes.

69Unos soberbios me difaman con mentiras;
pero yo guardo de corazón tus decretos.
70Como grasa se ha embotado su corazón,
pero yo me deleito en tu voluntad.

71Me vino bien haber sido humillado,
así aprendí tus órdenes.
72Es más valiosa la ley de tu boca
que mil monedas de oro y plata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *